persusnibaes - Subway to Heaven III
  Persus Nibaes
  Libros de Poesía
  Cuentos
  => Tres
  => Tambores de Silencio
  => El Lárice
  => Bajo Cero
  => Ángel Eléctrico
  => María, Magdalena y Yo
  => La Moto
  => La Noche de las Fogatas
  => Tamagotchi
  => Subway to Heaven I
  => Subway to Heaven II
  => Subway to Heaven III
  => Baby Light my Fire
  => La Trompeta del Ángel
  => Monstruo
  => Bajo Presión
  => Holograma
  => Crema de Estrellas
  => En Remolinos
  => Platón
  => Zoohuman parte I
  => El Último Día
  Análisis Crítico de su Obra
  Mira algunos amigos en el resto del mundo
  Publicaciones Electrónicas
Viaje 3
 
 
-¿Tenemos que hacer la entrevista de nuevo?- pregunta él, mientras me acomodo recién llegado al tren.
 
-Sí, es que la entrevista anterior mi secretaria la perdió, disculpa.
 
-¿Y recuerdas las preguntas?- Más o menos, pero si tú te recuerdas de algo, ayúdame…
 
- Sí, me preguntaste por Mark Chapman, por Yoko, por la vez que no acepté el título de Lord, y por como iba a ser mi música después de Double Fantasy.
 
-¿Y por qué vivías en Nueva York?
 
-Sí, comencemos entonces, ésta es la última entrevista que te doy, la próxima vez tendrás que ir tú para allá, dice y se ríe, sabiendo que es algo imposible por ahora. En este tren hace un poco de frío.
 
-¿Que onda con Mark Chapman? Creo que la vez anterior te pregunte si lo habías perdonado.-Si , eso era, y yo te respondí lo mismo que ahora, que si lo perdone, que de cualquier forma igual hubiera ocurrido, que la culpa no era de él.
 
-¿Cómo que de cualquier forma hubiera ocurrido?
 
-Sí, porque si realmente hubiera sido un enfermo mental o si hubiese sido todo un plan de la CIA, que es la versión que corre ahora, igual hubiera ocurrido.
 
-¿Un plan de la CIA?
 
-Sí, un plan para evitar la revolución que se venía. Si tipos como yo, o Hendrix o la Janis, hubieran seguido vivos y enviando su mensaje, muchas cosas habrían cambiado compadre. No sé ellos, pero por mi parte me hubiera opuesto a todo abuso de poder, y nosotros éramos influyentes, ellos no querían que las personas se dieran cuenta de la verdad.
 
-¿Tu crees esa versión?
 
-Sí, definitivamente, como te dije la otra vez, estaban ocurriendo muchas cosas raras, no se que, pero algo andaba mal. Con Yoko lo conversamos y ella estaba de acuerdo conmigo. Ellos no iban a permitir que los nuevos modelos culturales, sea gente que vive de la música y que usan drogas; debían eliminarlos de alguna forma.
 
-¿Y que piensas de las drogas ahora?
 
-Lo mismo que he pensado siempre, que es algo que no se debe esconder, ni perseguir, han estado siempre y siempre va n a estar. Es algo acerca de la libertad de cada uno, de esa libertad que ellos hablan pero no practican.
 
-¿Y por qué vivías en Nueva York?-Porque yo pensaba que desde allí, podía dirigirme a todo el mundo. Nueva York es la capital del mundo, es la Roma del siglo XX.
 
-¿Y ser más famoso que Jesucristo?
 
-Te acordaste, eso me lo preguntaste la ves anterior, lo de ser más famoso que Jesucristo. No sé porque dijimos eso. Bueno, en fin, con él estamos en la misma, del lado de los perdedores…pero el Jesucristo de la otra mejilla, no el de los católicos.
 
-¿Y fue por culpa de Yoko que te separaste de los Beatles?
-No por culpa de ella, eso gatillo todo, pero no fue por ella. El grupo más famoso del mundo no se iba a separar porque una mina toque el teclado en algunas canciones, no definitivamente existían razones más profundas…
 
-¿Cuáles?
 
-Con Paúl las cosas ya no estaban bien, yo quería seguir experimentando y él quería continuar siendo pop, una súper estrella.   Él estaba muy cómodo con su título de Lord y toda esa mierda. Yo quería vivir en una sociedad más abierta y seguir experimentando, cosa que con Yoko pude hacer y hubiera seguido haciendo con gusto.
 
-¿Una relación casi de espíritu?
 
-Sí, ella debe haber sufrido mucho cuando me tuve que ir, pero en su corazón sabe que es ella a quien he amado realmente.
 
-Ahora me queda más claro, entender porque no aceptaste el título de Lord.-digo, mientras afuera las pocas personas que lo ven no lo pueden creer…
 
-Sí, yo no creo en esas tonteras de la realeza, ellos no contribuyen en nada y no son mejores que nadie, no me interesas cambiar mi nombre. Yo me llamo John Lennon y listo, y me gusta vestirme con chaqueta y botas de milico, porque soy un combatiente.
 
-¿De alguna guerra en especial?
 
-De la guerra que libran todos los días los que tiene que levantarse a trabajar para alimentara sus hijos y soportara sus jefes. De aquellos que les esta prohibido ir a esquiar, porque una habitación cuesta dos meses de su sueldo, a esa guerra me refiero.
 
-Borges creía que era ridículo pensar que la historia sea una eterna lucha de clases.
-Sí, es fácil pensar eso cuando nunca te ha faltado nada y vives en Ginebra. Es obvio que no creas eso, pero dile eso a un agricultor de arroz en el Amarillo, o a un minero del carbón en Inglaterra. Pregúntale a él sino lucharía por cambiar toda esta mierda.
 
-¿Y en que se hubiera convertido tu música?
 
-Mis ideas musicales estaban evolucionando hacia la canción más simple y directa, a las ideas pacifistas pero al cambio, una música de mucha guitarra y de letras potentes, las letras son muy importantes para mí- dice y se acomoda sus lentes típicos.   Ya estamos llegando a la última estación y debo bajarme, despedirme de quien debe ser el más importante personaje que he conocido.
 
-Debo bajar del tren John, ha sido un gusto. ¿Algo para la posteridad?
 
-Sí, quiero que todos sepan que la segunda vez que venga, además de música, voy a hacer milagros…
 
Nibanianos 24071 visitantes (55585 clics a subpáginas) que vinieron hoy
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=