persusnibaes - Conocí el Amor
  Persus Nibaes
  Libros de Poesía
  => Libro PerroMuerto
  => Implosión o todo vuelve a ocurrir
  => Si el Universo fuera Finito
  => Vacuidad
  => Algoritmo de la Vacuidad
  => Metafísica del Universo en un Poema o Conversaciones con Dios
  => Acerca del Panóptismo de Dios y mi Revelación sobre Eso
  => Fútbol Sideral
  => Virus
  => Anorgásmica
  => Antimetáfora
  => Esquizofrenia
  => El papel confort es necesario en toda relación matrimonial
  => El Título NO Debe ser más Grande que el
  => Javier
  => Vieja
  => Max
  => La Noche
  => Cuando Muerto
  => Beso del Dragón
  => Pena
  => Cajón Cerebral
  => A la Mierda con Bachelard
  => Hoy No quiero ir a Verte
  => Peor Pensamiento
  => Extinción de los Hombres
  => Priapista o por eso me decían Trípode
  => No te Olvides de Mí
  => Los Eyaculadores
  => El Onanista
  => Soltero de por Vida
  => Ataque de Asma o Inhalador
  => Extinción del Lenguaje
  => Intermedio
  => Yo Poeta
  => La Putaciencia
  => Último Mail
  => Reina Negra
  => Mujer
  => Libro Canción del Perro Sepulturero
  => Gong Electrónico o Juego del FuegoEterno
  => Barco Astral
  => Árboles Sentados
  => Fuego
  => Nude
  => Leonidas
  => Poema Triste
  => Sordo
  => Sangre de Grado
  => Opereta de tu Desaparición o Qué hago sin ti? o Residuos Nucleares
  => ViudaBlanca
  => MujerÁngel o Quimera
  => De Sueños o las Cuerdas de la Realidad Componen mi Canción
  => Pila del Millón de Siglos que no Recogí
  => DiamanteNegro o si Pudiera Darte Algo que Sirviera a tus Ojos
  => PosoNegro de Ratas y Gusanos
  => Satanás o de Por qué Plata vale más que Dinero
  => Canción del Perro Sepulturero que Cantaba con sus Ojos
  => Libro EnOjo
  => Oda a los Basurales
  => Árbol
  => Esta Poesía
  => Modern Times Rock and Roll
  => Hombre
  => Libro Piernas
  => Teoría de la Antimusa
  => Renuncia
  => El Ángel Eléctrico
  => Serpiente de Fuego
  => Déjame Bajar
  => Cíclope
  => Muñeca de Seda
  => Celos
  => Virgen
  => Gótica
  => Obsesión
  => Conjuro
  => Liturgia
  => Veo
  => Vicio (Onanismo Canábico)
  => Medias Negras
  => Libro Poemas con Espinas
  => Hojas Blancas
  => El Hombrecaballo
  => Nocreo
  => De Unos y Ceros
  => Cascos Azules
  => Yo vengo…
  => Suspiro, o lamento por los Cisnes de Valdivia
  => La Nueva Era
  => Memoria al Fuego
  => Murieron Todos
  => Malditos
  => War
  => Hace treinta años…
  => Allende Salvador
  => Enfermo por la Historia
  => Chile es un País
  => Lamento de Guachos Tristes
  => Ciudad de Naipes
  => Hijo de la Guerra
  => Premonición
  => Carne para Perros
  => Miedo
  => De un Fuego sin Humo
  => Como una Tragedia Griega
  => Nicanor en vez de Pablo
  => Quédate
  => Conocí el Amor
  => El Bosque Negro
  => Libro Cuaderno de Santiasco
  Cuentos
  Análisis Crítico de su Obra
  Mira algunos amigos en el resto del mundo
  Publicaciones Electrónicas

Conocí el amor, es cierto.
Conocí primero,
 cuando adolecía,
un amor extraño,
prohibido.
De flautas pobres
y guitarras rubias.
Amor de peón de fundo o de Platón.
 
Encerrado en un laberinto,
 de madera y cemento,
lluvioso,
y triste,
que llaman Puerto Montt.
 
Donde mis traumas,
colgaban de mi cuello,
como un cartel de ciego.
Como si por amar, fuera un ladrón.
Amor, por una Reina
 de anillos y aros de Oro,
que levitaba como los Elfos.
Que parecía inalcanzable en su Olimpo.
Olimpo que yo mismo levanté,
como un muro de ladrillos,
que uno a uno,
fui pegando,
y uniendo con mis complejos.
 
Luego,
conocí el amor eterno.
Ese, de mareas inmensas
y luna llena.
 Que nos iluminaba,
mientras en la playa de Pelluco,
 hacíamos el amor
y no el sexo.
 
 Ese amor, de una mujer a un hombre,
que es, como el amor
 de una madre a un niño.
Ese amor, de mujer en celo,
que es arrollador,
inspirador y tierno.
 
Después conocí otro amor.
Más efímero y etéreo.
Amor de niña rebelde,
 yo, opresivo carcelero.
 
Amor,
de películas y libros sueltos.
De entrepiernas exquisitas.
Piernas largas,
suaves y tibios senos.
Un amor más de carne y cama.
De cuerpo y deseo.
Pero no menos real,
 menos firme,
honesto y verdadero.
 
Conocí el amor es cierto.
Y otros amores más pequeños.
Como olas fugaces
 o parques de entretenimientos.
Conocí el amor,
y ahora cuanto lo deseo.
Conocí ese amor,
de conversaciones idealistas,
de planes y proyectos.
De caminatas junto al mar,
y largos paseos.
De peleas y discusiones.
De quiebres violentos.
De eróticos calzones,
sexis medias,
 y lascivos reencuentros.
 
Conocí el amor es cierto,
y ahora cuanto lo deseo.
En esta Patagonia inmensa,
cuanto daría por algo que no tiene precio.
 Una caricia,
un gemido,
un beso.
Una risa.
Un par de piernas flacas,
 una palabra de aliento.
 
Conocí el amor, es cierto.
Y aún más, quiero conocerlo.
Para mirar atrás cuando esté viejo,
y sentir que amé con fuerza de marinero.
O tan solo, para recordar que amé,
alguna vez, cuando este muerto,
y amar sea, como leer un cuento.
 
Punta Arenas
22092005
Nibanianos 23852 visitantes (54685 clics a subpáginas) que vinieron hoy
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=