persusnibaes - Estudio del Poema El Hombrecaballo
  Persus Nibaes
  Libros de Poesía
  Cuentos
  Análisis Crítico de su Obra
  => Estudio del Poema Nocreo
  => Estudio del Poema El Hombrecaballo
  Mira algunos amigos en el resto del mundo
  Publicaciones Electrónicas

Personificación de la Muerte en « El Hombrecaballo »
de Persus Nibaes
 
Cécile- Alice Jouannaux
Doctorando en Literatura General y Comparada
Universidad Paris III Sorbonne Nouvelle


        Según el Diccionario Alfabético y Analógico de la Lengua francesa Le Robert, una personificación es « el resultado de evocar una cosa abstracta o ideada bajo los rasgos de una persona ». La Muerte, cosa abstracta, puede ser encarnada por « una forma material sensible ». Por ejemplo, las encarnaciones célebres de la Muerte son la « Guañadadora » o la « Sepulturera ».

         Figura de estilo muy presente en la poesía clásica en Europa, la personificación vuelve a la actualidad poética, dotada de una nueva fuerza contestataria, volviendo un instrumento de la literatura comprometida chilena.

         Así, el poema « El Hombrecaballo » del poeta Persus Nibaes, presenta una « re-actualización » llamativa de la personificación de la Muerte que reflecta al europeo, tal como un espejo, los daños que engendró sobre la tierra austral chilena y las causas de su propia perdición. Arraigado en el contexto cultural mapuche (ver SANCHEZ y SIERRA), este poema evoca también los dramas humanos que afectan América del Sur en general, desde la llegada del europeo.
 
 
 
         La personificación de la Muerte es realizada gracias a la técnica del « cojunto » inspirada de un hecho histórico : durante sus primeros contactos con el hombre Blanco, los amerindios creyeron que ese era un hombre- caballo (ver CONCHA CRUZ y MALTES CORTES), de allá la sistematización de esta asociación improbable en « Hombrecaballo ».
 
Una de las originalidades de este poema reside en la variaciones de la personificación de la Muerte que ajusta a la evolución de las técnicas (« Hombremáquina »), luego de la technología del Occidente (« Hombreavión », « Hombreauto ») :
 
          El Hombrecaballo
sufre de olvidar,
olvida que esta vivo
y se cree eterno.
           […]
           Hoy el Hombremáquinallora,
           Y no sabe a quien llorar.
           Sus engranajes no lo escuchan,
           Y sus autos no lo comprenden.
           […]
           El Hombreavión ;
           Vuela sentado,
           no como pájaro,
           sino, con los brazos cruzados.
           […]
           El Hombreauto vino,
           lo condujo todo al cielo del consumo,
           del desecho.
    
 
          El hombre Blanco desencarnado no es sólo la personificación de la Muerte sino que es igualmente la de la Perversión, la de la religión cristiana impuesta a los amerindios animistas. Es el que cerca las nociones de Vida y de Muerte reemplazándo los valores tradicionales amerindios por los suyos. La existencia no es entonces vuelta hacia la Vida sino que hacia la Muerte, centro de las preocupaciones de los Cristianos (el Más allá, el Juicio final, el Purgatorio…). La Muerte que incarna el europeo es sinónimo de negación de la vida misma de los amerindios ya que la religión cristiana sirvió de justificación a los genocidios :
 
Convenció que la muerte del Cristo,
Pagaba todas las guerras.
Todas las matanzas.
Todo el exterminio.
 
         Pero esta muerte les es extranjera ya que es disfrazada de las conotaciones y de las representaciones europeas que les son impuestas, colmo de la negación del Otro :
 
Convencido de una vida más allá,
más allá de la muerte,
institucionalizada,
legalizada,
legitimada,
blanqueada,
occidentalizada,
globalizada, […]
 
El hombre Blanco « mecanizado » es una figura de la Deconstrucción, de la Alienación, de la Extinción de las culturas que subordina y a las cuales impone su lógica occidental :
 
Vino el Hombrecallo,
con conquista y muerte.
con envidia y deseos,
de llenar con oro y plata
su desdicha.
 
Trata de explicar todo,
con teorías relativas y cuánticas,
inconexas entre sí.
Trata de comprar todo,
como el amor y la paz, […]
 
 
          Es la personificación de la Muerte y de la Perversión también porque sus relaciones con el medio ambiente natural son pervertidas creando siempre nuevos dramas ecológicos :
 
Transformó la montaña
en codicia,
y el río en desagüe.
Al árbol en billete,
y la hoja en vicio.
 
En la sociedad moderna de consumo, sus necesidades son regidas por el dinero que le lleva al conflicto armado, según un lógica no humana sino que económica :
 
            […] y necesita la guerra,
para aumentar el gasto
y mantener el mercado en equilíbrio.
[…]
El Hombreauto vino,
Lo condujo todo
Al cielo del consumo, del desecho.
 
         Se convierte de esta forma hasta la negación de su propia existencia, cambiándose en « Hombremuerto » :
 
Con un idioma que nadie entiende bien,
que no refleja las cosas, si no ideas,
ideas de ellos,
del Hombremuerto en su mente.
 
          La vuelta, que termina de manera edificante el poema, muestra que el hombre Blanco, de querer dominar y alienar tierra y hombres, es enfrentado a sí mismo con la reaparición de la expresión inicial « Hombrecaballo » que afirma que si la Historia siguió su curso, él permanece bien la personificación de la Muerte física, espiritual y cultural de los pueblos latinoamericanos, volviendo la personificación de su propia muerte :
 
[…] como una muerte masoquista.
Sadomasoquista,
como el Hombrecaballo.
 
         El hombre Blanco paga así de la incoherencia de su pensar que crea el desorden, sembra la muerte alrededor de él y en su propia vida, expresión máxima del Absurdo expresada por la gradación al final del penúltimo verso « masoquista » y al inicio del ante- último « Sadomasoquista ».
 
 
         Para concluir este análisis temático acerca de la personificación de la Muerte en el « Hombrecaballo » de Persus Nibaes, podemos decir que este poema, por la fuerza, el impacto y la precisión de los versos, tiene un poder federador de los lectores u oyentes porque sintetiza la Historia del continente sudamericano desde la llegada del hombre Blanco cambiado en personificación evolutiva de la Muerte tal como un fresco histórico poniendo de relieve las heridas que aún quedan de los dramas humanos y ecológicos, de las violaciones intelectuales y espirituales, cuyos efectos siguen siendo vigentes hoy.
 
 
Referencias bibliográficas :
 
CONCHA CRUZ (A.), MALTES CORTES (J.), Historia de Chile, Barcelone, Espagne, Editions Bibliografía Internacional S.A, 18e éd. 2001

SIERRA (M.), Donde todo es altar. Mapuche, gente de la tierra, Santiago, Chili, Editorial Sudamericana, Providencia, Santiago, 2002

Le Robert Dictionnaire Alphabétique et Analogique de la Langue française Le Robert, Paris, Société du Nouveau Littré, 1970

NIBAES (P.), « El Hombrecaballo » dans Sombras Bajo el Paragua, Osorno, Chili, Editorial Trompe, 2006

SANCHEZ R. (J.), Gran Atlas de Chile histórico, geográfico y cultural, Santiago, Chili, Editions Turiscom, n.d.
 
Nibanianos 24159 visitantes (56215 clics a subpáginas) que vinieron hoy
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=